CREO POCO DE LO QUE VEO Y NADA DE LO QUE ME CUENTAN