Mantenerse en pie en un mundo en ruinas .