Periodista de asuntos políticos. Ni moda ni farándula. Bogotá. Detesto las condecoraciones, por lambonas. Y los premios que convierten al periodista en mendigo.