Subvalorar por razones de género, etnia, raza u orientación sexual es rechazar la totalidad humana de una persona.